sexo telefonico

El sexo telefónico nunca pasa de moda

Vivimos en plena era de la revolución de Internet o el bien llamado Internet de las cosas, pero hay cosas que no pasan de moda, y más bien se han adecuado a los nuevos tiempos como es el caso del sexo por teléfono en todas sus expresiones.

La moda del sexo telefónico

El sexo telefónico y esta vez a través de medios más modernos, sigue en la palestra como una forma común de tener sexo. Incluso hay algunos que lo llaman arte, porque es apelar a las palabras para calentar el ambiente y hacer del momento algo divertido y original.

Pero empezar una conversación y saber qué hacer es algo que aterra a los principiantes de esta experiencia y si eres un inexperto en este sentido aquí te dejamos unos consejos para que no mueras en el intento.

Hablar del día

Si ha sido un día especialmente ajetreado o frenético, vale la pena hablar del asunto con el propósito de liberar tensiones y estrés. Mientras más tensión se descarga, mayores serán las posibilidades de tener una buena sesión de sexo por teléfono.

Ponte curioso cuando tengas sexo telefónico

Empieza por algo tan sencillo como empezar a preguntar cómo se siente a la otra persona, qué lleva puesto y después empiezas a llevar las cosas a otro nivel, quizás termines por preguntar la ropa interior que tiene en ese momento y que la describa.

A continuación puedes agregar que mueres de ganas por quitarle la ropa que lleva puesta y que te gustaría rozar su piel. Pregunta a la otra persona si quiere hacer lo mismo y deja que se exprese sin frenos o interrupciones, hablando de cosas que extrañas hacer con el cuerpo de la otra persona, puede ser el roce de la espalda, algún perfume y más.

Todo tiene que ser un elogio a la persona y su cuerpo y lo mucho que deseas estar del otro lado de la línea.

Actúa como un guía turístico

En este momento ya estás listo para ponerte sucio en la conversación porque la otra persona está en el mismo bote de emociones, ya que cuando se logra la conexión emocional ya la mitad del trabajo está hecho para la siguiente fase de la conversación.

Puedes insistir en que se desvista poco a poco pero tú serás el guía.

Puedes decirle qué quieres que se quite primero, y que lo haga lentamente. Sé un guía para sus acciones y sus manos y puedes preguntar en el proceso cómo se siente, pero siempre manteniendo el control verbal de la situación, así las cosas serán menos incómodas para ambos.

Tiempo de ponerse cachondo

ponerse cachondoEn el sexo telefónico las cosas no son cuando se está cara a cara porque tienes que hablar sobre tus deseos íntimos en vez de ejecutarlos. Hay que ser en este sentido lo más gráfico posible en esta parte de la conversación y expresar todo libremente.

Saca el ser primitivo que llevas dentro

No todo es conversación y comunicación, ya que puedes suspirar, respirar profundamente y hacer sonidos propios de la intimidad. Todo esto te va a ayudar a tener una buena sesión de sexo por teléfono y no morir en tu primer intento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *